martes, 9 de enero de 2018

ENTREVISTA CON DEBBIE DRECHSLER EN THE COMICS JOURNAL (PARTE 4 de 9)

Entrevista con Debbie Drechsler en The Comics Journal nº 249, 2002. Traducida por Frog2000. Parte 1parte 2, parte 3.

Groth: En aquel entonces, lo personal también era político.

Drechsler: Bueno, ahí lo tienes. Hice algunas cosas abiertamente políticas, pero solo porque sentía que eso era lo que tenía que hacer. La mayoría de las cosas personales eran más interesantes.

Groth: ¿Crees que ahondar en el feminismo y experimentar con el lesbianismo fue menos una cuestión de interés político que por un interés personal, si es que quieres hacer esa distinción?

Drechsler: Bueno, lo que hice fue abrazar el movimiento político porque era algo que estaba muy presente, ya que las mujeres con las que alternaba solían hablar de ese tema. Era de lo más habitual, y muchas mujeres (estoy seguro de que yo también lo dije) decían: "soy lesbiana política". Estoy segura de que lo dije alguna vez. Creo que recuerdo haberlo dicho, pero solo fue una excusa. En ese momento me encontraba perdida. Era como si en mi caso lo "heterosexual" no estuviese funcionando. No sabía por qué no lo hacía, y por eso me dije: "Ok, voy a intentarlo. Tal vez esto funcione".

Groth: ¿Tu coqueteo con ser gay ayudó a resolver tu sexualidad?

Drechsler: ¡No, porque también la fastidié con eso! [Risas.] ¡Es una pena, porque podría haber sido genial! [Groth se ríe.] Básicamente tuve algunos problemas de intimidad verdaderamente serios. [Risas.] Y ellas estaban como cruzando las fronteras de género. Yo era como un auténtico lío de oportunidades igualitarias... No sé.
ESCUELA DE PELUQUERÍA, CARL E ILUSTRADORA EDITORIAL

Groth: [Risas.] Ya veo. Entonces te marchaste, saliste del R.I.T., pero no llegaste a graduarte. Y luego me parece que estuviste trabajando como ilustradora editorial.

Drechsler: Eso es avanzar bastante. Después del R.I.T. estuve haciendo varios pequeños trabajos extraños, empezando por mi estancia en la librería donde descubrí los cómics. Era una pequeña tienda alternativa donde me permitieron montar una sección para mujeres, porque en ese momento había (no recuerdo el nombre) una distribuidora que se encargaba de todo el material feminista, incluidos los cómics. Les compré de todo para la tienda. Estuve trabajando allí por un tiempo y más tarde me marché a una escuela de peluquería.

Groth: Parece bastante poco feminista, ¿no?

Drechsler: Bueno, lo hice para echar una mano a todos mis amigos. Por supuesto, todos teníamos el pelo muy corto, se lo solía cortar en la peluquería. Era un trabajo francamente divertido y disfrutaba mucho haciéndolo, así que me dije: "Ok, iré a la escuela de peluquería y montaré el Salón Conmemorativo Gertrude Stein, que será un salón de belleza y una galería de arte".

Mi paso por la escuela de peluquería fue muy divertido. Fue toda una experiencia, aunque nunca llegué a empezar lo del salón. Después de la escuela de peluquería intenté trabajar como peluquera en salones de belleza, pero nunca llegué a encajar del todo, porque allí tienes que hacer mucho más que cortar el pelo. Tienes que hacer la permanente, teñir, todo ese tipo de cosas en las que era una absoluta inepta porque nunca había sido una chica femenina. Nunca lo había hecho antes y tampoco es que me importase demasiado. Eso sí, en la escuela de peluquería me divertí mucho cambiándome el pelo casi todas las semanas. Muchos colores, muchos rizos. Fue en la época en la que las permanentes estaban de moda. Incluso estuve una buena temporada llevando una peluca de verdad.

De todos modos, terminé los cursos en la escuela de peluquería, pero nunca me dieron el título. Y luego conseguí un trabajo en el SETA. Puede que me lo consiguiera la gente que conocía en Nueva York.

Groth: ¿Qué significa SETA?

Drechsler: No lo recuerdo muy bien. Era una cosa financiada mediante fondos públicos. Así que obtuve una ocupación en el SETA de la Alianza Gay de Rochester y estuve trabajando con ellos. Fue entonces cuando estuve haciendo esa tira de cómic. La hice durante todo un año. Luego me lié con un chico [risas] mientras todavía seguía siendo gay. Es increíble que alguien pudiese ser mi amigo solo porque yo fuese...

Groth: Dijiste, "mientras eras gay" ¿Es que pasaste por épocas diferentes?

Drechsler: Si, durante un tiempo. Básicamente decía que era "lesbiana", aunque no buscase una relación con nadie, porque como he dicho, no era muy buena teniendo relaciones. Luego conocí a este tío y me enrollé con él, y me estuvo apoyando durante aproximadamente seis años. Bueno, estuvimos juntos durante los seis años. Se esforzó mucho para que mi carrera como ilustradora empezase a funcionar. Yo también me quedé algo pillada de él.
Groth: ¿Vivíais juntos?

Drechsler: Claro. Luego rompí con él y fue entonces cuando empecé a trabajar en los periódicos. Bueno, en realidad debería decir que salté de los periódicos gays a... espera,, oh, no, no. Primero estuve trabajando en un periódico mientras él y yo seguíamos viviendo juntos, luego empecé a trabajar a tiempo parcial en uno de esos semanarios alternativos, estuve montando anuncios, etc. También dibujé ilustraciones lamentablemente mal pagadas. Luego, una de las chicas con las que trabajaba consiguió un empleo en uno de los diarios de Rochester, y me consiguió un trabajo en el mismo sitio. Estuve haciendo ilustración y diseño, diseñando páginas y todo eso. Y también el mapa del tiempo, siempre era muy divertido.

Groth: ¿Tenías grandes aspiraciones? Supongo que todo esto eran cosas que estabas haciendo en tu camino hacia otra cosa.


Drechsler: Más bien marchaba a la deriva. Sabía que quería hacer arte. Mientras estaba viviendo con Carl, solía pintar mucho. Yo era pintora, e incluso llegué a exponer en algunas galerías. Me involucré en todas esas cosas de Bellas Artes con las que nunca había querido tener algo que ver. Me gustaba mucho pintar, pero no era lo que quería hacer y ciertamente no quería perder el tiempo teniendo que buscar a otras personas que me ofreciesen su apoyo, así que fue algo que también supuso un obstáculo. 

Groth: Bueno, te apoyaban Carl y tus padres.

Drechsler: En ese momento mis padres no nos apoyaban. Creo que querían que Carl y yo nos casáramos, que tuviéramos bebés, mientras tanto podía pintar lo que quisiera. Pero no sucedió lo que esperaban. 

Groth: Entonces te convertiste en una ilustradora editorial para periódicos y revistas. 

Drechsler: Bueno, básicamente estuve trabajando para el periódico desde 1983 o 1984 hasta 1986. Era el Democrat Chronicle de Rochester. 

Groth: ¿Crees que eras relativamente feliz con lo que hacías? 

Drechsler: En realidad, me gustaba mucho. 

Groth: Has descrito tu trabajo en el periódico como ilustradora editorial. ¿Qué significa exactamente?

Drechsler: Básicamente que ilustras artículos para el periódico. También para revistas y libros. En el Democrat Chronicle, y como ocurre con la mayoría de los periódicos, hice muchos trabajos para lo que ahora llamamos la sección de "Vida y estilo", ya sabes, la sección de cotilleo. También estuve haciendo cosas para la sección de "Economía", como los cuadros estadísticos sobre el mercado de valores, y algunas ilustraciones. También teníamos que hacer mapas, como por ejemplo, si se había producido algún asesinato y había que mostrar dónde habían encontrado el cuerpo. Hacíamos el mapa del tiempo. A veces incluso hacía una gran ilustración para el frontal de una sección. Muchas veces eran pequeñas ilustraciones. Aprendí a trabajar rápido. La verdad es que solía llevarme mucho tiempo terminar las pinturas que había estado haciendo hasta entonces (trabajaba con témpera al temple y eran muy detalladas). Así que cuando empecé a trabajar en el periódico y conocí a ese tío, Dave Cowles, que ahora también es un ilustrador conocido, me fijé en que él solía hacer ilustraciones a toda leche, era realmente rápido, mientras que yo me pasaba semanas trabajando en una ilustración que estaba haciendo con todo detalle. Así que luego salía el periódico del domingo, que era donde aparecían la mayor parte de las ilustraciones, y a David le publicaban cuatro o cinco y a mí solo una. Tiendo a ser bastante competitiva, así que aprendí a trabajar rápido, muy rápido. 
Groth: Has comentado: "A medida que fui creciendo, quería que me tomaran en serio como artista". Tengo curiosidad sobre: a) cómo conciliaste tu deseo de ser una artista seria con hacer todo el trabajo en el periódico, que supongo que era un trabajo de tipo comercial de nueve a cinco, y b) qué es lo que concebías como una artista seria en ese momento. 

Drechsler: En realidad lo de artista seria lo dije en la época en la que estaba dejando el Instituto o cuando todavía estaba en él. Aunque me atraía más el arte comercial, me pasé a las Bellas Artes porque de esa forma parecía que te respetaban mucho más. Básicamente, pasé por todo un proceso mediante el que me di cuenta de lo siguiente: "Bueno, ¿quién necesita respeto? Prefiero ser una artista comercial". 

Groth: Desde tu estancia en el R.I.T. hasta más tarde, a principios de los ochenta, cuando estabas trabajando en el periódico, ¿qué tipo de material solías leer y qué atraía tu atención? ¿Cuál eran tus intereses culturales y mediáticos? 

Drechsler: Solía leer todo lo relacionado con el feminismo, por lo que puede que estuviese leyendo Ms. (la revista más inteligente de la época), y prácticamente todo lo que hiciesen mujeres y que se considerase "feminista". De hecho, en ese momento empezaron a aparecer un montón de cosas. 

Groth: Claro. ¿Pero qué pasa con la ficción, con la música y las películas? 

Drechsler: Es gracioso. Me perdí muchas cosas de la época porque no eran feministas o porque eran demasiado "misóginas". A veces me quedo sorprendida de todas las películas que nunca he visto. Quiero decir, ¿quieres que haga una lista?

(Continuará)

No hay comentarios: