viernes, 21 de abril de 2017

BRAINPOWERED 10: LA TIERRA DE LOS COMEDORES DE LOTO, por Warren Ellis

Así es como Laurenn McCubbin llama a San Francisco. Y ahí estoy, con un expreso doble y un cigarrillo en la puerta del Boudin´s en O'Farrell, viendo pasar el mundo. Un desfile interminable de chicas bonitas y locos escolares. En alguna parte del mercado de abajo se puede ver a Frank Chu, que todavía proclama que esos bastardos alienígenas de Bill y Hillary Clinton se lo han follado a él y a otras veintiséis galaxias. En la parte trasera de su tarjeta ha insertado anuncios publicitarios. El chaval que está sentado a mi lado se proclama a voz en grito "el Lex Luthor del sexo". No veo cómo algo así puede ser bueno.

El Museo de Arte de los dibujos animados no está muy lejos de aquí. Me gustaría encontrar tiempo para visitarlo. Shaenon Garrity lleva hablando conmigo desde lo que parece ser para siempre. Pero es que en este sitio el tiempo transcurre de forma muy extraña. Todo se ralentiza, y sin embargo el día se acaba demasiado rápido. He perdido todo el día de ayer sacando fotografías para un nuevo proyecto de serie concebido a medias con otro autor. Para ello tuve que caminar por patios abandonados de la Ejército y estudios de arte construidos en chatarrerías. Una muchacha con el pelo anaranjado y un cigarrillo atrapado firmemente entre sus dientes estaba soldando piezas al sol. Había vías de tren hacia ninguna parte tiradas por todos lados. Un televisor que exponía sus tripas desde el interior de un bosque de botellas de cerveza. Por primera vez en lo que parecen meses estoy totalmente relajado.

Una niña que monta una escopeta en el cochecito de bebé de su hermano me sonríe mientras sigue empujando. Se puede escuchar el cercano canto de alguien. El cielo está perfecto.

Me reúno con Larry Young para comer. Larry y su esposa y guardiana Mimi Rosenheim son los editores de AiT/PlanetLar. Si, es el peor nombre de editorial de la historia. Posiblemente también sean los editores más enérgicos del negocio de la novela gráfica en blanco y negro. Comenzaron con una marca personal: ciencia ficción de varios estilos, aposentándose con la serie del propio Larry ASTRONAUTS IN TROUBLE y la reedición del CHANNEL ZERO de Brian Wood, rompieron los límites establecidos con la serie de comedia SKY APE y el meneo de terror y espionaje de NOBODY. Terminaron rompiendo filas publicando la edición de mi columna sobre la industria en 52 partes COME IN ALONE, y luego decidieron convertirse en una editorial de perfiles más variados.

Han sacado un libro para niños titulado ELECTRIC GIRL. También una historia alternativa de América para jóvenes adultos titulada COLONIA y la angustiosamente Steinbeckiana ABEL. Incluso el magnífico libro sobre la conspiración alrededor del asesinato de Kennedy BADLANDS. Han pasado de pensar en: "¿qué queda por publicar?" a considerar "¿qué es lo que nos gusta?" Para cualquier editor resulta un paso importante, e ilustra perfectamente la forma en la que el negocio de la novela gráfica está avanzando hacia una madurez general. Me refiero a lo siguiente: ¿quién demonios suele pensar: "creo que me voy a comprar un libro de HarperCollins ahora mismo"? Cualquier editor que quiera seguir con vida el año que viene necesitará producir una buena variedad de libros para una variedad de personas. Personalmente, no me importan muchos de los libros que publica HarperCollins. Tampoco algunos de los libros de AiT son para mí. Y así es como debería ser. Es un signo de que el editor tiene el ojo puesto en el mercado.

Y además ellos me van a pagar la comida.

-Warren (artículo publicado en algún momento entre 2002 y 2004).

miércoles, 19 de abril de 2017

TEENAGE TREATS VOLUME 4

Various - Teenage Treats Vol. 4
(Xerox, 1999)

A1-The Vacants - Television Viewer
A2-White Heat - Nervous Breakdown
A3-The Tunnelrunners - Plastic Land
A4-The Favourites - Cold
A5-The Visitors - Take It Or Leave It
A6-The Singles - Send For Sorrow
B1-The DC10s - I Can See Thru Walls
B2-Zipper - The Life Of Riley
B3-The Heartbeats - Go
B4-The Hobbs - You've Got Me In A Whirl Girl
B5-Voice Of The Puppets -You're All I Wanted And A Car
B6-The Wasps - Can't Wait For '78

lunes, 17 de abril de 2017

X-MEN: EL SECRETO DETRÁS DEL ATRACTIVO DE LA X (PARTE 4 DE 4)

Por Peter Sanderson para The Comics Journal nº 74 (1982). Traducido por Frog2000. Parte 1parte 2, parte 3.

Seguramente, los Hombres-X deben gran parte de su éxito al hecho de que es la única serie de superhéroes de Marvel que ha sufrido una revitalización a mediados de los setenta. Los únicos miembros de la formación original que Len Wein y Dave Cockrum mantuvieron fueron Xavier y Cíclope, creando unos cuántos componente nuevos más. En lugar de intentar duplicar simplemente los X-Men de una docena de años antes, estos personajes de nuevo cuño, junto con las personalidades y argumentos desarrollados para ellos por Chris Claremont, John Byrne y Cockrum, reflejaban los intereses de los lectores de cómic de la segunda mitad de los setenta, así como las tendencias estilísticas del medio en esa época. Por eso, al final de la década anterior los X-Men muy bien podrían ser descritos como los perfectos representantes de "lo último" en cómic de superhéroes. Aunque estos personajes y su saga poco tenían que ver con los números realizados por Stan Lee y Jack Kirby, seguían estando basados en el poderoso concepto central que estos autores habían diseñado: la familia juvenil sustituta formada por mutantes que, aunque temerosa de la humanidad, seguía luchando por salvarla de los mutantes diabólicos y otros enemigos. Cuando una serie simplemente se dedica a reciclar viejos conceptos una y otra vez a lo largo de los años, o incluso de las décadas, se pierde la sensación de que se esté dirigiendo hacia algún sitio, y también en este caso, la energía creativa. Los X-Men siguen adelante de una forma triunfante porque han sido capaces de evitar todas esas trampas.
De hecho, este artículo aparece en uno de los momentos más significativos de la serie. La "nueva" serie acaba de relatar el clímax de la saga de Fénix Oscura, y es ahora, siete años después del debut de los "nuevos" X-Men, cuando puede que el proceso de revitalización de los mutantes se lleve a cabo de nuevo. Porque los autores han empezado a crear todo un nuevo grupo de Hombres-X para la nueva serie hermana de la serie principal. Esta serie secundaria está mucho más cercana a los conceptos que podían verse en los primeros números de los sesenta, pues también presentará a unos jóvenes mutantes que son entrenados en el uso de sus poderes. De nuevo, se encara la idea del posicionamiento que han de adoptar los jóvenes mutantes frente a la sociedad humana. ¿Deberían unirse a los Hombres-X? ¿Deberían volverse en contra de la humanidad? ¿O deberían seguir su propio camino, ignorar a los humanos y a los X-Men, e incluso a los mutantes diabólicos? La introducción de Kitty Pryde al final del serial de Fénix Oscura anuncia esta nueva fase de la historia de la colección, y tenemos la esperanza de que este grupo de personajes novedosos ofrezca todo un nuevo "subcosmos de los X-Men" con un renovado enfoque vital válido para los siguientes siete años. 
Es más, mientras que muchas series suelen caer en la rutina al ofrecer siempre el mismo tipo de historias, desde su revival los X-Men les han ofrecido a sus lectores una gran variedad. La serie fluye sin problemas entre los conflictos contra villanos disfrazados en medio de la ciudad de Nueva York hasta los combates contra seres alienígenas de otra galaxia. Desde las historias de auténtico terror centradas en la posesión de la mente (números 125 a 128) hasta historias de fantasía contadas por Kitty en donde Rondador Nocturno parece un pitufo y Lobezno un cruce entre Yosemite Sam y el Diablo de Tasmania (número 153). Desde las aventuras que involucran a todos los X-Men, nuevos y antiguos, hasta historias que se centran únicamente en uno o dos de ellos. De los flashbacks al pasado de Xavier (nº 117, nº 160) a los vistazos de un futuro alternativo (números 141-142). En sus mejores momentos, los X-Men son capaces de dejar al lector en un estado en el que no saben qué esperar.

Además, los "nuevos" X-Men también representan una tendencia en particular que ha ido apareciendo en los cómics Marvel durante principios y mediados de los setenta. En la década anterior, ahora etiquetada como "la Edad de Plata de los cómics" por varios aficionados al medio (que nunca suelen tener en cuenta las tiras de prensa cuando idean términos para los diferentes períodos de la historia de los cómics), la actividad de Marvel era notable no solo por la fuerte continuidad que enlazaba todos sus títulos, sino por la gran calidad que poseía el "estilo propio de la casa". El estilo de escritura de Stan Lee había alcanzado su punto álgido, y cuando dejó las series de las que se encargaba, los lectores sabían que Roy Thomas se ocuparía de ellas y sería capaz de mantener sus elevados estándares. Sin embargo, tal y como se pudo observar, y más según avanzaban los setenta, las historias escritas imitando los clásicos de Lee en los sesenta eran cada vez más flojas. Pero Marvel seguía siendo una editorial excitante gracias al influjo de los nuevos guionistas, jóvenes que habían crecido admirando las series Marvel de los sesenta, y que se trajeron nuevas ideas y perspectivas a las colecciones aún en funcionamiento (Steve Englehart se hizo cargo de los Vengadores, Capitán América y Doctor Extraño, Jim Starlin de Capitán Marvel y Warlock), o bien crearon series en un primer período de gestación (Steve Gerber en el Hombre Cosa y Howard, El Pato, Marv Wolfman en La Tumba de Drácula, Don McGregor en Killraven y Pantera Negra, Doug Moench en Master of Kung Fu.) Esta experimentación en los guiones intentaba hacerse cargo de la forma de contar historias de aventuras y acción para los comic books perfeccionada por Stan Lee en los sesenta y tranformarla en una forma de expresión personal que no se olvidase del entretenimiento. Los mejores cómics de Marvel ya no intentaban recrear los de la década anterior, sino que combianban lo que habían esbozado Lee y Thomas con un fuerte visión autoral propia. Los X-Men de Chris Claremont, que combinaban emocionantes aventuras de superhéroes con temáticas que se preocupaban de la división entre el bien y el mal y los motivos para caer en la villanía, además de ocuparse de las relaciones entre hombres y mujeres, era el producto más moderno de toda esta experimentación. El Daredevil de Miller, influenciado por cómics no superheróicos de los cuarenta y cincuenta, puede ser uno de los primeros resultados de esta tendencia omnipresente en los setenta. Por otra parte, el término acuñado por un crítico "La Era Plástica de los Cómics" reina a lo largo y ancho de los títulos actuales de Marvel y DC. 
Definitivamente, cualquier análisis para descubrir el atractivo de los X-Men debe ocuparse de la caracterización. Si el lector no es capaz de preocuparse por los personajes de una obra de ficción, entonces su destino no significará nada para él. Si los personajes no tienen profundidad, entonces no podrán enseñarle al lector nada sobre sí mismos. Por eso, sin una buena caracterización las aventuras de un cómic no son más que un desfile de personajes desprovisto de significado. La serie de los X-Men ha triunfado gracias a la habilidad de sus autores para hacer que sus personajes parezcan reales. Stan Lee y Jack Kirby los proveyeron de su atractivo básico, Roy Thomas intentó desarrollarlos durante la siguiente fase, y Chris Claremont, John Byrne y Dave Cockrum profundizaron en el concepto. Si, los X-Men son mutantes con super-poderes, pero su dicotomía esencial es que además de sus extrañas apariencias y habilidades, son seres humanos muy parecidos al lector. 

Desde el principio, en sus Cuatro Fantásticos Stan Lee intentó romper con la tradicional unidimensionalidad de los cómics de los héroes de la DC, pero veinte años después, los Cuatro Fantásticos tienen un aspecto estereotipado. En manos un poco menos talentosas, los rasgos de personalidad tan frescos y a la última de Spider-Man han degenerado en un cliché rutinario. Por su parte, los miembros de los "nuevos" X-Men han desarrollado personalidades atractivas con muchas aristas. Por ejemplo, Tormenta posee un estilo parecido al de una diosa o un componente de la realeza, pero tambien es una cálida sustituta de una hermana mayor para el grupo. La personalidad de Cíclope todavía sigue siendo algo taciturna, pero también ha ido descubriendo cuáles son sus sentimientos hacia los demás, y como líder es más confiado y ha desarrollado una especie de sentido del humor. Lobezno es una creación magnífica que hace gala de un temperamento volcánico y un ardoroso comportamiento en el combate. Pero sus estallidos de rabia no están interpretados de una forma cómica como los de La Cosa, y tampoco es un violento y torpe (aunque inocente) monstruo como Hulk, ni un noble salvaje como Conan. Es más complejo que cualquiera de estos tres personajes. Lobezno se ve atraído por la violencia, y por eso teme perder su raciocinio y abandonarse del todo. De alguna forma, su potencial para el salvajismo es capaz de lograr que sus deseos de ser amado, de amistad y de paz de espíritu sean más afectuosos por contraste. Incluso Xavier, que una vez fue un mentor severo, se ha convertido en un padre sustituto emocionalmente vulnerable para los X-Men y en el amor de Lilandra
Todas estas aristas de personalidad consiguen que los X-Men conquisten a sus lectores. Puede que no sepamos lo que es sentirse un dios encerrado en el cuerpo de un humano, o qué significa ser un psicótico o un demonio teleportador, pero en los X-Men observamos trazas de las personas que conocemos y de las propias. Finalmente, los X-Men no son demasiado diferentes de nuestros allegados. A pesar de sus poderes sobrehumanos, los Hombres-X son algunos de los personajes realistas más concienzudamente retratados en los cómics mainstream actuales, y definitivamente se encuentran entre los más agradables. Por eso, lo que mejor distingue a los X-Men es que son una pandilla de superhéroes a la que cualquiera de sus lectores le gustaría conocer.  

miércoles, 12 de abril de 2017

TEENAGE TREATS VOLUME 3

Various - Teenage Treats Vol. 3
(Xerox, 1998)

A1 - The Surgeons - Sid Never Did It
A2 - The Dregs - Schoolgirls In Bondage
A3 - Intravein - Speed Of The City
A4 - Vom - Electrocute Your Cock
A5 - Klips 1988 - Ultimatium
A6 - Blitzkrieg Bop - Bugger Off
B1 - The Friction - Murder
B2 - The Exile - Facist DJ
B3 - Para-Noia - Money = Time
B4 - The Exits - Apathy
B5 - The Dregs - Dregs Of Humanity
B6 - The Surgeons - Breaking Rocks On Rikers Island

AQUI.

lunes, 10 de abril de 2017

BRAINPOWERED 9: CINCO MIL MILLAS, por Warren Ellis

Odio Los Ángeles.

Odio Los Ángeles porque es una ciudad que no ha sido diseñada para humanos. Está diseñada para automóviles. No necesita seres humanos. Un día llegará a estar poblada de nada, excepto de coches robot haciendo cabriolas por las carreteras de una ciudad donde los seres humanos nunca estuvieron destinados a estar.

Mientras me fumo un cigarrillo después de cenar en alguna parte de L.A., veo a un Loquísimo Vagabundo con un megáfono. Lo levanta hasta sus labios para ponerse a hablar, a anunciar algo, a hacer una Proclamación, pero luego se lo piensa mejor y vuelve a bajarlo. Lo levanta de nuevo. Pero nada. No es el momento. Se sube al autobús decepcionado. Algo marcha mal. Su megáfono cuelga de su mano. Tal vez no había ningún tímpano de policía cerca.

También odio Los Ángeles porque no es una ciudad. Son seis o siete ciudades atrapadas por ciento veintiún mil kilómetros de carretera. Estoy escribiendo esto en Burbank. Burbank parece una de esas ciudades medio vivas, como Canberra, donde la gente conduce por la mañana y deja de hacerlo completamente por la noche. Este hotel es como una colonia en mitad de Marte. No hay ninguna cosa viva a la vista. Y en la distancia, los coches gritan y empiezan a tramar algo en la oscuridad.

Los muy bastardos.

BAILE DE SEGURIDAD

Acudo a la emisora de televisión por cable que está alojada en el edificio de la Big Media Corporation. Me dicen que como hay unos estudios de televisión, aquí tienen dos niveles de alta seguridad. El nivel uno es un aburrido drone de Pinkerton que se pega debajo de nuestro coche para barrerlo con la intención de comprobar si Osama Bin Laden se ha aferrado al chasis. El nivel dos es un tipo deprimido con un contador que me pide el nombre y después lo escribe en una etiqueta engomada que me pega a la solapa. Presumiblemente, esta etiqueta engomada me hace invulnerable a violentos bombardeos, duchas de ántrax y bolsas de gas sarin.

Los Ángeles está disgustada con todo el mundo. No entiende por qué los terroristas no la han atacado todavía. Porque es una ciudad importante. Porque es Hollywood. Seguramente los viles y malvados Al Queda querrán destruir Hollywood, ¿no es cierto? Entonces, ¿dónde están? ¿Es que la han dejado relegada? L.A. mira fijamente a su teléfono móvil, desesperada porque la validen con destrucción masiva sin sentido.

ACCIÓN

Me he reunido con mis amigos Productores y el Guionista. El guionista llega pálido y nervioso. Está en pleno proceso de la decimoquinta reescritura de una adaptación. Lleva mucho tiempo en el negocio y ha tenido mucho éxito. Pero a pesar de ser un guionista profesional, sigue siendo humano. Le han preguntado si puede hacer que el segundo tramo del guión sea más verde. Y más galés. Y que salga un perro. No aguanta más. Hace un ruido terrible como cuando apuñalan a un perro. Sus oídos sangran. Se rasga los pantalones y se caga en el suelo.

El camarero pasa por allí, mira al suelo y dice, "¿Quién ha derramado esta estupenda comida americana?"

Pronto la limpiarán con agua del grifo, la volverán a pasar por la sartén y me la venderán como desayuno por 20,99 dólares más impuestos.

RUIDO

Me encanta el nuevo sampler en CD de de la Wasp Factory. Si te gustan cosas como VNV Nation, entonces Goteki y el resto de la escudería Wasp Factory es para ti. Entra en su página para echar un vistazo. Diles que yo te he enviado. El mánager de la compañía, Mark Eris, también escribe una columna de vez en cuando: www.opi8.com.

EL RUGIDO DEL MAQUILLAJE

Estaré firmando en la famosa tienda de novelas gráficas Isotope Comics de San Francisco el 16 de noviembre. También harán una fiesta por la noche. Los datos de contacto se pueden conseguir en su página. Pégales un toque.

-Warren (artículo publicado en algún momento entre 2002-2004.)

viernes, 7 de abril de 2017

TEENAGE TREATS VOLUME 2

Various ‎- Teenage Treats Vol. 2
(Xerox, 1997)

A1-The Wasps - Teenage Treats
A2-Tours - Language School
A3-The Dole - New Wave Love Doll
A4-Screams - Paper Dolls
A5-Warm Jets - Big City Boys
A6-Red Rage - Total Control
B1-Jimmy Edwards & The Profile - Nora's Diary
B2-Strike - Teenage Rebel
B3-The Flys - Saturday Sunrise
B4-The Dyaks - Gutter Kids
B5-The Exile - Real People
B6-Neon Hearts - Answers

AQUI.

miércoles, 5 de abril de 2017

X-MEN: EL SECRETO DETRÁS DEL ATRACTIVO DE LA X (PARTE 3 DE 4)

Por Peter Sanderson para The Comics Journal nº 74 (1982). Traducido por Frog2000. Parte 1, parte 2.

Pero todavía no hemos señalado los motivos por el que X-Men logra ser diferente del resto de series. Uno de los aspectos más significativos que la distingue incluso más que a la Legión o a los Titanes es que sus personajes son mutantes. No solo son humanos ordinarios que simplemente han conseguido super-poderes, o incluso alienígenas super-poderosos que se mezclan bastante bien en una sociedad "normal y corriente". (Por cierto, ¿cuántos "Legionarios" se parecen a un alienígena en la actualidad?) Los X-Men se definen por el hecho de que son diferentes del resto de la Humanidad. Viven apartados de la Sociedad en su mansión, sus contactos con el resto de humanos parecen ser limitados, sus poderes sirven como un recordatorio constante de que son diferentes, especialmente en el caso de los incontrolables haces oculares de Cíclope. En algunos casos, incluso la apariencia de los X-Men es diferente de la de los humanos ordinarios: El Ángel y sus alas, la Bestia y su pelambrera, sus orejas puntiagudas, su dentadura y su bulbo raquídeo como el de un simio, y sobre todo, Rondador y su piel azul, colmillos, manos de tres dedos, pies de dos y cola. Se podría decir que desde cualquier punto de vista, la Bestia y Rondador padecen por culpa de sus deformidades. Un puñado de Hombres-X son extranjeros que recientemente han empezado a vivir en los Estados Unidos, una tierra extraña. Rondador es alemán, Coloso de la Unión Soviética, y aunque nacida en América, Tormenta se ha pasado toda su vida en África. Algunos de ellos pertenecen a minorías: Tormenta es una mujer negra, Espíritu es judía. En X-Men nº 150 se puede observar el paralelismo entre mutantes y minorías perseguidas, donde se revela que cuando era niño, Magneto fue prisionero de Auschwitz, y que hasta donde él sabe, a lo largo de los años toda su familia ha sido exterminada. Todas estas distinciones refuerzan la impresión de que la identidad básica de los X-Men es la de ser mutantes. Para el lector, la palabra "mutante" puede simbolizar cualquier razón que le haga sentirse excluido de la Sociedad, sea por su sexo, raza, creencia, apariencia física, talento especial que sea malentendido o capaz de provocar celos, o cualquier motivo personal del propio lector. El poder que conlleva el concepto mutante consigue que X-Men sea una serie única. 
Además, los X-Men están más auto-contenidos en su propio mundo que la mayoría de series de Marvel. Incluso disponen de un concepto organizativo propio: los X-Men son mutantes que combaten contra mutantes malvados como Magneto, villanos que intentan aprovecharse de los mutantes como Saurón, o enemigos que intentan aprisionarlos o asesinarlos como los Centinelas. Por lo tanto, aparte de otros villanos que han pasado por el título, como el Doctor Muerte (nºs 145-147) o incluso Drácula (nº 159), las amenazas de los X-Men son conocidas primordialmente por "pertenecer" a su propio mundo. Es una situación bastante diferente de la de los Vengadores, los Cuatro Fantásticos, Hulk y demás, porque cada uno de ellos están continuamente combatiendo contra unos adversarios que ya han aparecido en las otras series. Lo que una vez, y hasta cierto punto sigue siendo uno de los puntos fuertes de Marvel, el hecho de que la mayoría de las series estaban inter-conectadas, hoy en día ha llevado hasta una creciente homogeneización: casi todas parecen la misma. A lo largo de los años, los X-Men también han ido acumulando un gran elenco de personajes secundarios, extendiéndose por todo el mundo, e incluso por el Espacio. Por lo tanto, sería posible asegurar que en la Patrulla-X se puede encontrar un cosmos mutante propio dentro de un Universo Marvel mayor. Todo esto le da a la serie mayor cohesión y una personalidad distintiva que también logra que se distinga del resto de colecciones de Marvel, ciertamente mucho más que cualquier otra serie de superhéroes actual exceptuando a Daredevil, que actualmente está evolucionando en una mezcla de cómic de superhéroes y cine negro en lugar de seguir siendo una serie de superhéroes "puros" como los X-Men.
Muchas de las series de superhéroes actuales importantes se resienten de su longevidad. Después de veinte años de historias, resulta asombroso que Spiderman siga conservando vitalidad alguna. Si después de cierto punto se someten a revisiones que las devuelven a sus raíces y las envían en nuevas direcciones, las series de larga vida son capaces de conseguir mantener su poderío creativo. Las revisiones más radicales fueron las de Flash, Green Lantern, Hawkman, Atom y la Sociedad de la Justicia a finales de los cincuenta y principios de los sesenta. Los nuevos personajes asumieron los roles de aquellos personajes de la Golden Age. Se les vistió con nuevos uniformes, se les otorgaron nuevos personajes secundarios, nuevos y más dramáticos antecedentes, y en el caso de Atom, incluso nuevos super-poderes. La Sociedad de la Justicia fue renombrada como La Liga de la Justicia, con una composición casi totalmente nueva. Al convertirse en editor de Batman a principios de los sesenta, Julius Schwartz, que fue quien había transformado todas las series de la Golden Age antes comentadas, revitalizó una serie completamente moribunda despojándola de toda la basura que había ido acumulando a lo largo de veinte años: Batwoman, Bat-sabueso, Bat-Mite, los argumentos de ridícula seudo-ciencia ficción, e incluso de la mayoría de villanos disfrazados de saldo. De nuevo, Batman era un detective en un mundo comparativamente realista. Después de que Batman nuevamente se volviese obsoleto después de la ofensiva "camp" de finales de los sesenta, la serie sufrió otra revisión que la acercó aún más a su idea primordial. La atmósfera oscura de las historias del Batman de los treinta y cuarenta hizo de nuevo aparición, así como la cacería obsesiva de los sanguinarios criminales. Con cada cambio, el estilo de dibujo y escritura de la serie también fue sofisticándose cada vez más, encontrando un tono decididamente más contemporáneo. 
De modo significativo, este proceso ha continuado hasta la fecha actual en las series que han generado una respuesta más entusiasta por parte de los aficionados. Los Nuevos Titanes no son una simple continuación de la vieja serie de los Titanes. Los creadores del nuevo título solo han aprovechado su nombre, su premisa básica (un grupo de superhéroes adolescentes que actúan por su cuenta) y a unos cuántos de los miembros originales. En el caso de uno de ellos, Wonder Girl, transformando considerablemente su personalidad. Todo lo que aparece en los Nuevos Titanes es nuevo, y hasta el momento rebosa vitalidad. Parece tan contemporáneo que es imposible confundir a los "Nuevos" Titanes con una serie creada antes de los ochenta. El caso del Daredevil de Frank Miller es bastante similar. Daredevil llevaba atravesando toda una década de mediocridad rebosante de aventuras de pésima ciencia ficción, historias de terror estúpidas, imitaciones saltarinas de James Bond, y los enésimos combates habituales con antiguos enemigos. Miller volvió a la caracterización y los argumentos de los primeros números, y luego los empujó en una nueva dirección, hacia un mundo realista de crímenes urbanos totalmente diferente de todo lo que se suele ver en las series de Marvel.

(Continuará)

lunes, 3 de abril de 2017

BRAINPOWERED 8: NORUEGA, por Warren Ellis

Este verano lo he pasado en Noruega intentando tomarme un descanso mental y buscando un lugar fresco donde escribir. Es la fantasía personal de un pequeño escritor que suelo disfrutar unas pocas veces al año: encontrar un lugar interesante donde escribir, para quedarme aunque sea remotamente empapado del acto de escribir. Por supuesto, sé que es completamente pretencioso, pero el romántico acto ligeramente enloquecido que conlleva me atrae un montón. Como Noel Coward escribiendo Blithe Spirit (Un espíritu Burlón, 1941) en Portmeirion o Hemingway escribiendo en París, todo eso. Incluso algo tan sencillo como alquilar una habitación de hotel con una vista decente en Londres me funciona de forma parecida. Así que me marché a Oslo durante unos días, para ver a un amigo y para pasear en general.

Noruega mantiene una extraña relación con los cómics. Por lo que he podido ver, gran parte del material autóctono se publica en forma de tiras de cómic y como fanzines. De vez en cuando se pueden ver algunas obras históricas bellamente reproducidas en un formato de álbum europeo, pero lo que más se encontraba en los quioscos noruegos (y esos quioscos están repletos de cómics) son grandes recopilaciones de CONAN o de EL FANTASMA QUE CAMINA. Ese tipo de cosas. CONAN lleva siendo popular en este país desde hace años. El antiguo artista de CONAN, John Buscema, se pasó por Noruega hace unos años para asistir a una convención no mucho antes de su muerte. Supuestamente hacía buen tiempo.y algunas muchachas rubias se sentaron en su regazo (conozco a una de ellas).

Durante años, el cómic más popular en este país ha sido (de nuevo) una tira que se ha vendido por toneladas: ERNIE, del dibujante estadounidense Bud Grace. Grace, que no es que fuese tratado exactamente como un dios entre los lectores de su propio país, amaba Noruega, sobre todo porque lo mantenía en funcionamiento. Pude conocerlo en un festival al norte, a finales de los noventa. El hombre de pelo cano y despeinado que había dejado la física nuclear para convertirse en dibujante, bajó del avión en el aeropuerto de Bergen para encontrarse a una multitud de fans que lo esperaban en el recinto de llegadas con un puñado de tomos para que se los firmase. Este año, mi amigo me ha dicho que la publicación de ERNIE se ha suspendido en Noruega. Lo mismo ha ocurrido con mi trabajo. En la actualidad, en Noruega las cosas no marchan demasiado bien en el medio del cómic. Por otro lado, John Buscema ha muerto y nadie está haciendo cómics de CONAN.

-Warren (artículo publicado en algún momento entre 2002-2004.)

viernes, 31 de marzo de 2017

TEENAGE TREATS VOLUME 1

Various -– Teenage Treats Vol. 1
(Xerox, 1998)

A1-The Killers - Killer
A2-Razar - Idle Rich
A3-The Bears - On Me
A4-The Wasps - Teenage Treats
A5-The Tours - Language School
A6-Apartment - The Car
B1-The Innocent Vicars - Starship 22
B2-Telescope - Bye Byes Ain't Nice
B3-A.D. 1984 - The Russians Are Coming
B4-Moskow - Man From Uncle
B5-Vibrant Thigh - Wooden Gangsters
B6-The Tea Set - B52G

AQUI.

miércoles, 29 de marzo de 2017

STICKDOG

Stickdog - Stickdog
(Smudged Records, 1986)

A1-Creator
A2-Anarchy
A3-Cure
A4-Sin
B1-Tunnel Of Love
B2-Go Away
B3-No. 10

AQUI.

lunes, 27 de marzo de 2017

BRAINPOWERED 7: A ESCASOS METROS DE LA REVOLUCIÓN, por Warren Ellis.

Finales de los años ochenta. Gran Bretaña. La tradición franco-belga de novelas gráficas para adultos, cosas preciosamente dibujadas, estaba siendo descubierta de nuevo, en gran parte gracias a los esfuerzos de Paul Gravett y Peter Stanley por ampliar la cosmovisión del medio del cómic británico. El medio del cómic americano, también influenciado por los cómics europeos a través del vehículo estadounidense titulado HEAVY METAL, estaba abriendo sus puertas a los cómics adultos de primera fila. Y el inicial público juvenil de 2000 A.D., probablemente el cómic inglés más importante de los últimos treinta años, estaba empezando a crecer y a alejarse de esa primera franja de consumidores. Estas tres presiones llevaron a que en el campo de las novelas gráficas británicas aconteciese uno de los acontecimientos probablemente más significativos de todos. También significativo a causa de su fracaso.

Fleetway, los editores de 2000A.D., dieron luz verde a la creación de CRISIS.

2000 A.D. tenía una cadencia semanal, y en su mayoría estaba editada en blanco y negro. CRISIS aparecía cada dos semanas y era completamente a color. 2000 A.D. editaba los episodios de cuatro y seis series de entre cuatro y siete páginas cada una por número. CRISIS sólo recogía dos series de catorce páginas cada una. Y estaba dirigida específicamente a un público más adulto de entre 16 y 25 años.

Para la serie principal recuperaron al guionista Pat Mills y al dibujante Carlos Ezquerra, dos de los tres progenitores de JUEZ DREDD. Hacía tiempo que la escritura de Mills se había ido estirando hasta rebasar los límites de la ficción infantil. Su trabajo se había vuelto cada vez más serio, con un profundo trabajo de investigación detrás y tremendamente esotérico, chocaba frontalmente de una forma muy visible contra las paredes de Lo Que Es Aceptable. Ya no quería dirigirse a los niños. Del mismo modo, quedaba claro que los aspectos técnicos de la reproducción barata estaban mermando claramente a Ezquerra, cuyo trabajo hasta ese momento se había quedado obsoleto, muy lejos del explosivo dibujo de ciencia ficción que había mostrado con el cazador de recompensas STRONTIUM DOG, y de la pedregosa energía de su JUEZ DREDD.

Su serie para CRISIS, TERCERA GUERRA MUNDIAL, era genuinamente, asombrosamente fresca. Era una polítizada serie de ciencia ficción sobre un futuro cercano, perfecta para la década de los ochenta. En ella se describían las vicisitudes de unos adolescentes sin curro que eran reclutados en un ejército de logística similar a los Cuerpos de Paz diseñado para hacer del Tercer Mundo un lugar seguro para instaurar la globalización corporativa. Esta serie aparecía diez años antes de que la "globalización" se convirtiese en una palabra de moda. El personaje de Eve es uno de los "psychos" encargada de ganarse los corazones y mentes de las poblaciones nativas. Además, el escuadrón rebosaba de pirados en observación. El punk, el pagano, el cristiano fundamentalista, el ostentoso chico cervecero, y Eve, una chica negra alienada que había sufrido un colapso nervioso antes de los veinte.

Migraciones forzosas, depredación corporativa de la tierra y los recursos, una vida mejor a través de la química, todo lo que aparecía en la serie estaba tomado de la vida real, de las peroratas de John Pilger y de lo que los tabloides de derechas nos estaban informando. Se ajustaba perfectamente a su época y audiencia. Por primera vez, la gente estaba viendo a muchachas leyendo cómics en los pubs donde se sirve cerveza, un año o dos antes de que apareciese TANK GIRL. Era una época en la que todas las mañanas mirábamos por la ventana si el gobierno había puesto Daleks en las calles, cuando las votaciones nos fueron robadas por un impuesto sugerido, y cuando las autoridades hablaron del concepto de campos de concentración para las personas con SIDA en sus discursos en público. Claro que estaban predicando. La gente estaba lista para escucharlo.

La segunda serie, NEW STATESMEN, estaba escrita por John Smith, un guionista que se había ido construyendo una reputación a base de obras bien escritas, pero extrañamente poco lineales, e ilustrada por Jim Baikie, un consumado profesional muy admirado por sus compañeros, aunque nunca hubiese tenido un explosivo tirón comercial. Éste era el primer trabajo publicado importante de Smith, y ofreció todo lo que tenía. De nuevo, era ficción política basada en América que giraba alrededor del concepto de cincuenta y un seres humanos potenciados con habilidades paranormales. El super-humano siempre ha sido un concepto perfecto para la ciencia ficción madura, y Smith se hizo cargo del mismo venenosamente, representando una América fracturada y esquizofrénica donde estas armas biológicas se habían ido repartiendo por todos los Estados como iconos y mascotas, figuras a las que aspirar a ser y logotipos vivientes. Llevaban vidas sin sentido, hedonistas, emblemas de la nada absoluta. Excepto por el pequeño grupo conocido como Halcyons, que se utilizaban como los ejecutores de la voluntad americana. Y en ninguna parte se hacía más agudamente su voluntad que en el conocido como el Estado Cincuenta y Uno, Gran Bretaña, donde cometían atroces "acciones policiales" en defensa de la Unión. Esto nos llevaba hasta el núcleo emocional de la historia: Burgess, el estadista de Gran Bretaña que ayudaba a cometer dichas atrocidades.

Smith y Baikie formaban un equipo magnífico. Baikie era capaz de complementar pefectamente a Smith con sus habilidades visuales para contar historias, Smith empujaba a Baikie para entregar una mezcla de experimentación formal. No siempre era brillante, ocasionalmente caía en la incoherencia, pero su inventiva era salvaje y te dejaba sin aliento, derribaba muros y componía nuevas notas.

Para las personas que leían 2000A.D. en el ´77 de niños, la CRISIS del ´88 suponía un paquete asesino. Dos historias que aparecían cada dos semanas en páginas maravillosamente editadas y un diseño a la última generado por Rian Hughes, entonces artista de cómics y diseñador, ahora ilustrador y tipógrafo muy aplaudido que trabaja en televisión, publicidad y en varias publicaciones.

La revista duró catorce números.

Luego cambiaron el formato, se deshicieron de NEW STATEMEN, agregaron dos nuevas historias de ficción tan contemporánea como tradicional, empezaron a hacer trampas con la paginación y alteraron la cubierta de diseño. Unos meses más tarde, empezaron a jugárnosla un poco más. Luego lanzaron un título complementario, uno mensual titulado REVOLVER, más grande y más caro. Entonces, cuando REVOLVER falleció, CRISIS pasó a cadencia mensual con un denso formato similar. Otro spin-off más, ESPRESSO, apareció ya abortado. CRISIS estaba muerta en 1991, los últimos números reimprimían álbumes de cómics europeos. Cada vez que se desviaban del formato original, las ventas se reducían y disminuía el interés. A pesar de la innegable alta calidad de gran parte de sus obras, después de los primeros seis meses del lanzamiento de CRISIS ya no veías a nadie que lo estuviese leyendo en el pub.

Supongo que a cualquiera le llevaría más de unos pocos meses preparar a una audiencia destetada con JUEZ DREDD o atragantada con una ciencia ficción distópica que mimetizaba la ficción contemporánea sobre carpinteros en Camden Town o incluso muchachos tímidos con varios problemas en Irlanda del Norte. Justo cuando un editor se veía obligado a hacer lo que un editor debería siempre hacer, que es empezar a construir un público con cuidado y mirar con temor y valentía el resultado, tuvo que afrontar que sencillamente, el mercado mainstream de los cómics no estaba listo todavía.

Y cuando todo se vino abajo, como siempre ha hecho, hasta cierto punto la idea de las novelas gráficas para adultos en Gran Bretaña también lo hizo. Tiraron el dinero. Nunca más nadie recibiría otra oportunidad en Fleetway. Ningún otro editor -demasiado cauteloso y temblequeante- sería capaz de arriesgar su dinero para ocupar el mismo espacio.

Y hasta el día de hoy, nadie lo ha vuelto a hacer.

-Warren (artículo publicado en algún momento entre 2002-2004)

jueves, 23 de marzo de 2017

X-MEN: EL SECRETO DETRÁS DEL ATRACTIVO DE LA X (PARTE 2 DE 4)

Por Peter Sanderson para The Comics Journal nº 74 (1982). Traducido por Frog2000. Parte 1.

Tanto los X-Men como La Legión o los Titanes constituyen lo que el crítico Northrup Frye ha acuñado como "una sociedad de cómic" (término muy apropiado para este artículo), una colección de individuos felices, jóvenes y libres cuya existencia contrasta con la del resto de la Sociedad. Los X-Men no viven simplemente en una escuela donde se entrenan como superhéroes mutantes, ni sencillamente son un equipo de héroes al uso que se reúnen sin otro propósito que combatir el mal, tal y como tan a menudo ocurre con los Vengadores o La Liga de la Justicia. Por así decirlo, los X-Men son un grupo de personas con intereses y talentos similares que viven juntos, que comparten lazos de amistad, y se lo pasan bien en compañía de sus compañeros. Las escenas festivas que Roy Thomas y Chris Claremont han escrito a lo largo de la serie corroboran esta idea. La mansión de Xavier es una escuela, pero también es un hogar residencial lleno de amigos. Es una casa en la que se vive como en una comuna compuesta de gente a la que le gusta vivir con el resto de sus habitantes. Los X-Men componen una extensa familia que permanece junta no solo por sus lazos de sangre, sino porque han tomado la decisión plenamente consciente de hacerlo. Este punto se hace mucho más explícito cuando nos fijamos en las referencias de Tormenta a su "hermano" Coloso, o en la prudente forma de pensar de Xavier en la Patrulla-X como sus hijos. Por supuesto, claramente Kitty es tratada por el resto como si fuese su hermana menor. Todo esto da la sensación de que los romances van a seguir presentes en el seno de este cercano grupo de amigos, tal y como ha ocurrido antes con el de Scott y Jean (quien también fue el objeto del amor no correspondido de Warren en un principio y más tarde del de Lobezno. Por no hablar de parejas como la del hermano de Scott, Alex (Kaos) y Lorna Dane (Polaris), Banshee y Moira MacTaggart, y ahora Kitty y Peter.)
También resulta muy importante que los Hombres-X se alejen de la temática de la doble identidad que suele sustentar el género de superhéroes convencional. Obviamente, el modelo a seguir siempre ha sido Clark Kent y Superman. Se supone que Clark es una persona normal como el lector, pero hay algo de falso en dicha persona, porque sabemos que "realmente" es Superman. En efecto, las fallas "humanas" de Kent como patán nervioso parecen fingidas y son demasiado exageradas. Pero resulta difícil imaginarse que Kent sea el "verdadero yo" de Superman, porque la gente real no solo carece de poderes, sino también de su nobleza super-humana y su aparente incapacidad para equivocarse. De esta forma, el personaje cambia entre una personalidad y otra y no parece totalmente "real" siendo ninguna de las dos. Por otra parte, mientras que el concepto de Superman / Clark Kent podría sugerir al lector que bajo nuestra apariencia ordinaria, en nuestro interior todos tenemos el potencial para alcanzar el éxito, también implica que nunca vamos a poder alcanzar ese éxito en nuestro papel cotidiano, el único del que disponemos en el mundo real.

Por su parte, los X-Men no hacen gala de dos personalidades. Tienen identidades secretas en la medida en que se visten con ropa normal cuando no están ejerciendo su labor como superhéroes, y por simple protección nunca suelen anunciar, por ejemplo, que Scott Summers y Cíclope son el mismo.  

Pero no llegan hasta los extremos alcanzados por Superman y Spider-Man para ocultar su doble identidad virtualmente de todo el mundo, y ciertamente tampoco asumen diferentes personalidades para enmascarar sus identidades superheróicas como lo hace Superman. Los X-Men dejan que sus amigos sepan cuáles son sus identidades superheróicas, por lo que no tienen que mantener una identidad como reportero o lo que sea para ocultarse de los habitantes del mundo "real". A los X-Men nunca les asalta la esquizofrenia, han sido capaces de integrar su personalidad como superhéroes y su vida privada. Los lectores se implican con sus vidas porque no tienen por qué ocultar sus verdaderos talentos y sentimientos del resto del mundo para poder utilizarlos. Nadie tiene que esconderse bajo un disfraz o decir alguna palabra mágica para poder utilizar sus habilidades especiales o para actuar de la forma que más les guste. En su lugar, lo único que tiene que hacer cualquiera es hacer lo que quiere hacer. Por parafrasear uno de los eslóganes de uno de los filósofos más perspicaces del mundo de los cómics, los X-Men son lo que son [frase con la que en el artículo original se homenajea a Popeye: "the X-Men yam what they yam"]. De nuevo, hemos de fijarnos en que los super-poderes son capaces de simbolizar los talentos que la gente real puede poseer en el mundo real, sean físicos o intelectuales, mientras que las identidades superheróicas representan la auto-confianza en uno mismo para ser capaz de hacer uso de ellos. 

En realidad, el responsable último de algunos de los rasgos más importantes del atractivo de los X-Men es Stan Lee. Tal y como probablemente sí que habrían hecho en DC, él no les otorgó a sus héroes un nombre que apelase su lado adolescente con seudónimos como Spider-Chaval o los Niños-X. Lo que hizo fue diseñarlos de tal forma que fuesen tan capaces como los adultos, y para hacerlo fue mucho más allá que la mayoría de los guionistas de cómics anteriores. (Recordemos que la mayor parte de los superhéroes adolescentes tan solo eran sidekicks, versiones junior de los héroes adultos.) A través de los Cuatro Fantásticos, Lee y Jack Kirby crearon el primer grupo importante de superhéroes en el que se integraban las identidades públicas y privadas, y además actuaban como una familia. Veinte años después, los X-Men y los Nuevos Titanes actuales se han basado en ideas similares, y por lo tanto se han convertido en los equipos de superhéroes más en consonancia con los gustos contemporáneos.

(Continuará)

miércoles, 22 de marzo de 2017

TRAGIC MULATTO - HOT MAN PUSSY

Tragic Mulatto - Hot Man Pussy
(Alternative Tentacles, 1989)

A1-She's A Ho
A2-Fist Of The Fleet
A3-Hardcore Bigot Scum Get Stabbed
A4-I Say
B1-The Hat
B2-My Name Is Not O'Neill
B3-Whole Lotta Love
B4-Mr. Cheese
B5-The Sheriff Of Weed

AQUI.

viernes, 17 de marzo de 2017

LOST IN TRANSLATION: COMPRAR UN PRODUCTO LISTO PARA SU AUTO-DESTRUCCIÓN, por Bill Randall. (4 de 4)

Artículo de Bill Randall para The Comics Journal nº 249 (2002). Traducido por Frog2000. Parte 1parte 2, parte 3.

En el recuento final, Pulp puede sentirse agradecida de haber publicado varias series interesantes y al menos tres excepcionales: Bakune Young (reseñada en The Comics Journal nº 247), Black and White y Uzumaki. Mientras que Bakune Young retuerce y deforma los géneros de acción y la Yakuza, Black and White (que repasaré en una futura columna) se ocupa de la ciencia ficción tradcional derivada de Moebius y otros europeos. Por su parte, Uzumaki se inspira en el terror japonés, desde Kwaidan a Shigeru Mizuki, y lo mezcla con H.P. Lovecraft. El resultado no se parece a ninguna otra cosa, logrando un absorbente híbrido que se encuentra en un plano diferente de viejos favoritos de los fans como Vampire Princess Miyu. Si tuviese que compararlo con algo, diría que es una moderna versión pop de los mangas de Kazuichi Hanawa, pero la obra de Junji Ito tiene su propio estilo. 
Uzumaki nos presenta a los habitantes de un pequeño pueblo costero aislado por las montañas. La acción se centra en una joven pareja, Kirie y Shuichi, cada vez más conscientes de que hay algo en su pueblo que no marcha bien. Cuando el padre de Shuichi empieza a obsesionarse con las formas en espiral, estas se convierten en el terrorífico motivo omnipresente que campa a sus anchas por todos lados, desde las conchas de caracol, pasando por el agua escurriéndose por un lavabo hasta las huellas dactilares. Es una forma tan universal en la Naturaleza que Ito dispone de una provisión infinita de cosas diferentes que utilizar, incluyendo hongos, caracoles o los mismísimos efectos atmosféricos, subiendo de esa forma las apuestas en cada entrega de su manga. La idea central también delimita la estructura de la historia, que comienza como un episódico elemento-de-terror-del-mes y se termina convirtiendo en un misterio lineal mientras se acerca a su final. Como sus primos cercanos Bakune Young y Black and White, su duración en tres tomos es la más apropiada.
Según progresa la trama, Ito incrementa los elementos espantosos y los fantásticos. Frecuentemente, su historia se centra en el cuerpo humano, convirtiéndolo en un lugar de dolor, perfectamente demonizado. Los capítulos ambientados en el hospital del pueblo son particularmente desagradables y eficaces. Sin embargo, el capítulo en el que algunos estudiantes despreocupados se metamorfosean en criaturas más acordes con su naturaleza hace alarde de un humor negro parecido a los mejores episodios del primer Expediente-X. En el tercer volumen, Ito enlaza todos los elementos que ha ido desgranando en los dos primeros para conseguir un final climático. El resultado final es bastante satisfactorio. El autor es capaz de elegir sabiamente el material que utiliza para intentar aterrorizar al lector. En lugar de hacer que la amenaza sea una cosa o una persona, la elección de una espiral incrementa la tensión mientras apenas se tiene que explicar mucho más. Como ocurre con las mejores obras de terror, el hecho de que la amenaza no tenga nombre ni rostro humano logra que todo sea mucho más aterrador. Además, la ausencia de un villano como tal da la sensación de que todo lo que ocurre en la historia funciona como parte de algo más grande. Por ejemplo, la muerte del padre de Shuichi no solo presagia el destino de docenas de lugareños, sino la de todo el pueblo, incluso aunque nunca se nos explique por qué están ocurriendo estos sucesos excepto algunos leves indicios aquí y allá. Al igual que el lector, los personajes solo pueden suponer por qué suceden todas estas cosas, incluso a pesar de que lo que va a acontecer al final sea cada vez más inevitable. 
Más aún, como ocurre en las mejores películas de terror como Nosferatu o The Blair Which Project, la ambientación genera la mayor parte del malestar. En el capítulo de presentación, Kirie camina por un terreno lleno de hierba donde cada hoja se curva en espiral, rodeándola. Desde el mismo comienzo, el personaje tiene pocas posibilidades de evitar esta persistente amenaza. Ito también aprovecha los rasgos más sencillos de la vida en los pueblos pequeños: el pueblo se convierte en en lugar de opresión. Como los niños tienen que asistir al colegio del pueblo más cercano, es Shuichi el primero que se da cuenta de que algo no va bien, aunque no termine de creérselo. En su lugar, lentamente va obsesionándose cada vez más con estas extrañas formas diminutas, o empieza a dar muchas vueltas a lo que ocurre para intentar racionalizarlo. La mayoría del terror americano suele centrarse en el tedio de la clase media blanca urbana, uno de los temas que La Noche de los Muertos Vivientes es capaz de repasar de forma explícita. Los personajes de Ito no son blancos, pero sí que hacen gala del mismo tedio urbano de clase media. Las últimas escenas del final de la obra podrían parecer demasiado fantásticas para ser aceptadas por el lector habitual, pero subrayan muy bien la procedencia del horror y la importancia de la ambientación para manipular la psicología de los personajes. Dudo que leer Uzumaki haya cambiado la vida de nadie, pero si todos los mangas estuviesen igual de bien hechos, viviríamos en un mundo más agradable. 
Después de considerar todos los aspectos, creo que Pulp consiguió algo extraordinario al crear un vehículo para el manga alejado del mainstream que estuvo en funcionamiento durante su andadura de 57 números. Esta encomiable perseverancia ha conseguido crear un estándar de publicación para este tipo de manga, proveyéndonos del necesario respiro de los robots gigantes y chicas mágicas que dominan las ediciones traducidas al inglés. Virtuamente todas las series de Pulp se abrieron su propio camino y consiguieron ser recopiladas en tomo. Parece que el editor quiere seguir haciendo las cosas de la misma forma, aunque sin la cadencia mensual. Aunque sigo esperando una antología dedicada al verdadero manga "para adultos", y espero que futuras encarnaciones de Pulp se centren más en la calidad que únicamente en el riesgo, respeto un montón que la revista se haya estado editando durante tanto tiempo y que se las haya arreglado para hacer entrega al lector americano de un puñado de series que merecen mucho la pena.

martes, 14 de marzo de 2017

HACK - THE ROTTEN WORLD AROUND US


Hack - The Rotten World Around Us
(Seaside, 1991)

A1-Mud
A2-Hack
A3-Everything
A4-Guts Ache
A5-Death Warmed Up
B1-House
B2-Rawhead
B3-Ghost Song
B4-Bitch
B5-The Promise

AQUI.

sábado, 11 de marzo de 2017

X-MEN: EL SECRETO DETRÁS DEL ATRACTIVO DE LA X (PARTE 1 DE 4)

Por Peter Sanderson para The Comics Journal nº 74 (1982). Traducido por Frog2000.

Por supuesto, uno de los motivos básicos de la gran popularidad obtenida por los X-Men entre los entusiastas de los cómics recae en el creativo talento de los autores responsables de las colecciones. Pero, ¿existe algún rasgo inherente al concepto mismo de la serie que resulte especialmente atractivo? Algunos críticos han intentado señalar lo más sencillo: para ellos, los lectores suelen verse atraídos por los super-grupos de superhéroes con diferentes poderes y coloridos disfraces. Pero difícilmente esa afirmación podría explicar por qué diferentes títulos de super-grupos han ido cayendo en el olvido uno tras otro, o por qué otros como Los Vengadores o La Liga de la Justicia, aún siendo bastante populares, nunca han conseguido aproximarse al estatus de culto del que disfruta La Patrulla-X. La Legión de Super-Héroes y Los Nuevos Titanes sí que han logrado un tipo de popularidad similar, aunque sin la intensidad de los X-Men. Este misterio requiere una investigación más profunda.
Los X-Men, la Legión y los Nuevos Titanes comparten algunas otras similitudes: todos son grupos cuyos miembros son jóvenes. Al principio, excepto (por supuesto) con la excepción del Profesor Xavier, los X-Men eran todos adolescentes, así como también lo es el nuevo equipo de mutantes de la próxima colección hermana de los X-Men: los Nuevos Mutantes. Últimamente en el grupo madre han empezado a reclutar algunos personajes más jóvenes que los que engrosaban el original (por ejemplo, Espíritu tiene trece años y medio) y mayores (Tormenta habrá cumplido veintipocos. De acuerdo con John Byrne, Lobezno tiene cincuenta años de edad cronológica, aunque no se correspondan con su edad biológica), pero supongo que la edad media puede ser la de Rondador Nocturno, los veintiuno. Como son de edades parecidas, la juventud de los componentes de los tres grupos los hace más cercanos a sus lectores naturales. Pero insisto, aunque Superboy, Nova, y los personajes principales de Dial ´H´ For Hero también son estudiantes de instituto, no han logrado tener tanto éxito como los mutantes.
La diferencia con el resto de series podría recaer en que los X-Men, Legión y Titanes están formados por gente joven que actúa con la misma libertad que algunos adultos. La mayoría de ellos no viven con sus padres, como ocurre con Superboy, ni tampoco solemos verlos acudiendo a clase. Los Titanes y la Legión no tienen ninguna figura autoritaria adulta que supervise sus actividades. En el caso de los "nuevos" Titanes, la persona que los financiaba murió muy pronto durante el transcurso de la serie. El caso de los X-Men es todavía más complejo. Xavier es tanto un supervisor como un profesor, o una figura paterna, pero su presencia y autoridad eran muchísimo más importantes en los primeros tiempos de la serie. A mediados de los sesenta los X-Men empezaron cada vez más a cumplir misiones sin su guía, y parece que hoy en día Xavier no dirige el equipo central de X-Men, aunque les ofrezca su consejo y ayude en lo que sea posible, pero su intención no es la de gobernar al grupo con mano de hierro. En la actualidad, los principales líderes del grupo son Cíclope y Tormenta, aunque no actúen como mentores sino como miembros de un equipo de iguales. Presumiblemente, los X-Men en pruebas de la nueva serie estarán bajo el firme control de Xavier, tal y como los X-Men originales lo estuvieron en los primeros números. Por otro lado, en aquella época los X-Men también tenían una libertad de movimientos considerable. Xavier siempre ha intentado que pensaran por sí mismos.
Lo que sí que sigue haciendo el Hombre-X más adulto de todos es dar "instrucciones" para intentar pulir las habilidades del resto en la Sala de Peligro. Que en ese entorno sigan siendo "estudiantes" resulta muy importante para la serie. Ni ellos, ni los Titanes, ni tampoco los Legionarios disfrutan de un papel en su vida rutinaria que los lectores puedan asociar con figuras adultas. Clark Kent es un coordinador de noticias televisivas, Bruce Wayne el director de una corporación, Don Blake uno de los doctores más reconocidos, Matt Murdock un abogado de primera, e incluso, aparentemente, Peter Parker se ha convertido en uno de los fotógrafos de prensa más reputados de Nueva York. Todos ellos tienen un tono de "ya son todo lo que podían llegar a ser" como superhéroes y en su vida laboral. Sin embargo, a pesar de lo cualificados que puedan estar para cualquier "trabajo", los X-Men son capaces de mejorar todavía más. Como virtualmente le ocurre a todo el mundo, sus componentes se esfuerzan todo lo posible por dominar su "especialidad" por completo. A diferencia de muchos de los superhéroes más importantes, no representan ningún tipo de intimidante icono de la perfección. Este punto está subrayado por el hecho de que por lo general, cada miembro de los Hombres-X, los Titanes y la Legión actúa como miembro de un equipo. Como ninguno de ellos suele acarrear todo el mérito de cada batalla ganada, ninguno ha ido desarrollando ese aura de pronunciada invencibilidad que subyace en Superman, Batman, Capitán América o Thor, todos ellos conocidos por las aventuras en solitario que suelen acometer. En los momentos álgidos de la batalla no suele sobresalir ninguno de los Hombre-X. En su lugar, cada uno hace su parte lo mejor que puede. De vez en cuando, algunos pueden lograr el éxito de una forma individual, pero también suelen cometer errores. El que suele ganar como tal es el grupo al completo, pero de una forma interesante y realista. Otras veces, los nuevos X-Men afrontan conflictos que simplemente terminan en empate.
Por eso, los X-Men son personajes que viven entre un arco de edad juvenil en el que la gente está completamente dominada por sus mayores, y una visión de la edad adulta propia de un niño (que supone la base de muchas series de superhéroes) en donde uno mismo es definitivamente el absoluto responsable de su situación, una visión que, por supuesto, nunca suele coincidir con la realidad. Teniendo en cuenta este punto de vista, el último miembro de la Patrulla-X, Kitty Pryde, alias Espíritu, es uno de los que mejor encarna la esencia del grupo. Es una niña que acaba de llegar a la pubertad y ha empezado a convertirse en adolescente, por lo que se ha marchado de casa y dejado el ala protector de sus padres por primera vez en su corta vida. Su misión actual es aprender cómo dominar y utilizar los poderes mutantes que acaba de desarrollar con la intención de convertirse en un superhéroe a tiempo completo. Pero el matiz más obvio es que Kitty es una niña con talentos que cualquier persona dotada no mutante también podría tener: inteligencia de primera y agilidad de bailarina. El personaje acaba de dejar su niñez atrás para afrontar la libertad y responsabilidades de un adulto representadas por sus nuevos poderes. Kitty representa el esforzado lado infantil que quiere crecer que todos poseemos, sin importar si somos más jóvenes o más adultos que ella. Al dejar a sus padres y su hogar para unirse a la Patrulla-X, Kitty se incorpora a una comunidad de personas más parecidas a ella que las que conocía en su propio entorno. Podría ser el verdadero motivo que responda a la pregunta de por qué a los lectores les gustan los grupos de superhéroes.

(Continuará)

lunes, 6 de marzo de 2017

TRAGIC MULATTO - JUDO FOR THE BLIND

Tragic Mulatto ‎- Judo For The Blind
(Alternative Tentacles, 1984)

A1-Not My Barn Dance
A2-Gossip
A3-Tac Squad
A4-St. OK
B1-Stop My Hand
B2-900 Foot Jesus
B3-200 Responses, 10 Minutes
B4-Not My Movie

AQUI.

miércoles, 1 de marzo de 2017

LOST IN TRANSLATION: COMPRAR UN PRODUCTO LISTO PARA SU AUTO-DESTRUCCIÓN, por Bill Randall. (3 de 4)

Artículo de Bill Randall para The Comics Journal nº 249 (2002). Traducido por Frog2000. Parte 1, parte 2.

Voyeurs, Inc,
Hideo Yamamoto

El cine suele gravitar de forma natural alrededor de las historias de voyeurs, con importantes ejemplos como Dziga Vertov, pasando por Hitchcock y culminando con el Peeping Tom [El fotógrafo del pánico, 1960] de Michael Powell, o recientes entretenimientos paranoicos como Enemy of the State [Enemigo público, 1998], por no mencionar las épicas películas experimentales tan vacías como retorcidamente formales. Después de todo, el medio del cómic también va de observar lo que ocurre en la página. Por otro lado, los cómics no solo son para mirarlos, o al menos no lo son de la misma forma que las películas. Son más como un diario, o una fragmentación de la experiencia. Para mí, el mapa metafórico propuesto por Dylan Horrocks es lo más cercano que estamos de poder explicar qué son los cómics, y los mapas se encuentran bastante lejos de la fotografía. Esta última recoge un facsímil distorsionado de la realidad, mientras que los anteriores nos conducen hacia un mejor entendimiento de cómo son las cosas desde una perspectiva que no somos capaces de tener de primera mano. Si los cómics tienen algo que ver con la observación, es en la medida en que algunos de ellos no utilizan el lenguaje simbólico de la historieta, sino el dibujo puro. Después de todo, dibujar el contorno tan sólo consiste en una mano que sigue el movimiento del ojo a lo largo de los bordes de un cuerpo.

Voyeurs, Inc es un cómic de mirones, aunque no es capaz de aprovechar la profundidad, o incluso los rasgos más superficiales, de la película de Powell. Juguetea con la fantasía de que detrás de las puertas cerradas de una gran ciudad no solo se pueden encontrar personas aisladas y solitarias, sino escapes sexuales de todo tipo. En cualquier caso, el dibujo es bastante afectado.
Bananafish

Como ocurre con Dance Till Tomorrow, el extenso manga shojo de Akimi Yoshida retrata situaciones sexuales, aunque desde una óptica homosexual. Para ello esboza una legión de guapos hombres dibujados como los personajes que aparecen en Akira, todos llenos de ira y practicando el sexo entre ellos. Ambientada en la mítica Nueva York de los ochenta implantada en la mente del lector japonés, Bananafish se las arregla para derramar una larga y envolvente historia de drogas psicoactivas, bandas rivales y organizaciones secretas que tratan de controlar el mercado. Aunque bastante buena, la traducción parece un poco libre:

Bueno, ese tío no es ningún gatito. Se parece más a un tigre come-hombres. Si pudiese, me mataría. Su preciosa cara lo hace incluso más aterrador.

Si lo lees en alto parece tremendamente irónico.

Sin proponérselo, Bananafish denuncia algunas de las limitaciones capaces de mermar el manga más popular: parece como si para convertirte en un mangaka tan solo tuvieses que aprender a dibujar una única cara desde todos los ángulos posibles y conseguir contratar a un buen dibujantes de fondos, luego te bastará con interiorizar los clichés del entretenimiento popular y utilizarlos a tu gusto: flashbacks sobre la infancia, secuencias de violencia ralentizadas, y montajes "emocionales" flotando alrededor de las cabezas chillonas de los personajes. Hablando de lo cuál, en todas estas series suelen aparecer un montón de cabezas. Por lo menos muchas de ellas tienen peinados diferentes, por lo que cada personaje resulta reconocible. Sin embargo, puede que esté siendo un poco injusto, porque el manga popular no suele caracterizarse por un dibujo atrevido, sino que sencillamente utiliza los constructos básicos de la narrativa para contar una historia entretenida y adictiva.

De hecho, Bananafish puede ser muy adictiva, pero también el líquido anti-congelante. La serie de Yoshida se puede tomar como un poderoso periplo fascista de finales de los ochenta protagonizado por un Schwarzenegger que acaba de conocer a Woo. Nunca antes unos muñecos de papel habían sonado tan profundos, lo cuál está bien, pero si seguimos con las comparaciones con el cine (que me parece que es lo que llevo haciendo todo el día), aquí hay menos de Seijun Suzuki que de Yasaharu Hasebe: la serie no es capaz de trascender sus raíces. Por otro lado es larga, y a los vendedores eso les gusta mucho. Demonios, si te quieres comprar cada uno de los tomos recopilatorios que han aparecido hasta ahora, vas a tener que gastarte 95,70 dólares americanos, y si vives en Tennessee, además debes añadir diez pavos de impuestos.
Even a monkey can draw manga,
Koji Aihara y Kentaro Takekuma
Short Cuts,
Usamaru Furuya 

Estas dos series están entre los mejores trabajos artísticos de todo Pulp. Por un lado, el estilo de Usamaru Furuya resulta muy interesante. También autor de Palepoli, Usamaru Furuya se encargaba de la tira de cuatro viñetas para Secret Comics Japan, y al igual que en aquellos cómics, demuestra una capacidad para cambiar de estilo que resulta muy difícil de ver en la actualidad. Estoy tentado de decir que es uno de los artistas de manga más puros que he visto hasta ahora, excepto por el hecho de que la mayor parte de su trabajo salta entre un estilo y otro tan a menudo que no estoy seguro de cómo es su verdadero dibujo. Por otro lado, Koji Aihara y Kentaro Takekuma se acercan a lo que hace Furuya, y a lo que hace cualquier otro artista, porque en sus maníacas entregas sobre la industria del manga son habilidosas sátiras de todos y cada uno de los dibujantes de la industria. Su Manga Michi también era horriblemente negativo, y como le ocurre a Short Cuts, tenía un dibujo de primera.

Sin embargo, para entender bien las dos series se requiere un conocimiento bastante específico de la cultura japonesa, por lo menos para poder disfrutarlas mínimamente. Por un lado Short Cuts se las arregla para satirizar el fenómeno de las "ko-gals", las adolescentes trendy obsesionadas con la moda que suelen deambular por las calles de Shinjuku, y que algunas veces tienen relaciones cuestionables con hombres mayores a cambio de dinero. Es posible que los fans occidentales conozcan este fenómeno por los artículos de Giant Robot o películas como Bounce! Ko-Gals. Como mínimo, Short Cuts requiere un cierto entendimiento del "lolicon", el complejo de "Lolita" que extrañamente abunda entre los hombres japoneses. Solo en ciertas ocasiones las obras centradas en el lolicon han alcanzado popularidad en Occidente, entre ellas Gunsmith Cats, la obra de Ken'ichi Sonoda. A los occidentales les parece un género rarísimo, para los fans es algo que pueden excusar, aunque los avergüence. La mayor parte de la sátira de Furuya se centra en el fetichismo de los medios por las ko-gals, pero pone más atención en los lujuriosos dibujos de sus personajes femeninos, por lo que termina convirtiéndose en lo que intenta satirizar.

Por su parte, Even a Monkey también necesita que el lector esté familiarizado con la maquinaria de la industria del manga, así como con sus tendencias y modas más importantes. En espíritu se parece un poco al desfile sin fin de minicomics que se ríen de las convenciones del cómic, o por poner otro ejemplo más importante, a las historias que aparecen en el "Eltingville" de Evan Dorkin. Solo revisten interés en la medida en que te interese lo que satirizan, y como suele ocurrir con las parodias de la teología Neo-Calvinista y el buen arte performance, no importa lo poco aguda que sea la sátira, porque su audiencia potencial la encajará sin dudarlo. Por otro lado, la brecha entre los chicos que aparecen en Eltingville y los artistas que lo hacen en Even a Monkey es bastante profunda. Dorkin aprovecha algunas verdades sobre los personajes, mientras que Aihara y Takekuma se embarcan en un salvaje y destructivo viaje. Si pillas las bromas es bastante divertido, pero si has leído el suficiente manga del malo te empiezas a preguntar si no estarás gastando tu vida. La traducción de ambas series para el público occidental me parece intrínsecamente extraña, porque el lector necesita un conocimiento más profundo de lo que retratan. Creo que Pulp las incluyó con la idea de educar a su lector, por lo que supongo que en el momento en el que el proyecto de la revista se fue a pique, cualquier fan era capaz de entender las bromas de las series. O eso, o como la revista estaba condenada de todos modos, los editores pensaron que podían hacer lo que querían. Sin embargo, es bastante habitual que los productos culturales importados de otros países suelan venderse como "universales", incluso el primer anime y el manga traducidos tendían a parecerse a los géneros americanos más populares, fuesen de ciencia ficción o fantasía. Dependiendo mucho del grado en el que el público occidental haya interiorizado las cosas que satirizan, al final incluso la publicación de Short Cuts o Even a Monkey puede tener sentido. También dependerá de si el proselitismo detrás de este tipo de detritos pop tiene algún valor inherente. Yo diría que no.

(Continuará)

lunes, 27 de febrero de 2017

TRAGIC MULATTO - CHARTREUSE TOULOUSE

Tragic Mulatto ‎- Chartreuse Toulouse
(Alternative Tentacles, 1990)

1-I Don't Mind
2-Stinking Corpse Lily
3-Debbie
4-My Mother
5-Rhythm Of Barcelona
6-Bathroom At Amelia's
7-Scabs On Lori's Arm
8-Farm
9-Man With A Tan
10-Rise Up/Get Down

AQUI.

viernes, 24 de febrero de 2017

BRAINPOWERED 6: LAS NIEBLAS DEL TIEMPO, por Warren Ellis

Lo poco que se puede encontrar disponible de la historia de las novelas gráficas podría sorprenderte un montón. Me refiero a que ni siquiera me hagas empezar a hablar sobre el número de series de grapa perdidas en las nieblas del tiempo que nunca han conocido una edición recopilatoria y que permanecen como recuerdos desvaídos, convirtiéndose en montones de pulpa podrida en la parte trasera de las tiendas de cómics y en las de segunda mano. Pero en el caso de las novelas gráficas es casi peor. Y no me refiero a cosas oscuras realizadas por creadores que nunca han recibido el favor del público.

Hablemos de Alan Moore, uno de los guionistas más importantes y exitosos del medio, con un montón de horribles agujeros en su bibliografía. Casi todos sus comic books han desaparecido, nunca se han llegado a recopilar. Historias de vidas alienígenas, personajes de dibujos animados que se dejan mutilar por dinero, el viaje subjetivo de un hombre detenido al borde de un puente... en su mayoría siguen sin recoopilar, los pocos tomos que existían ya se han agotado.

Y también dos de sus novelas gráficas.

Hace diez o doce años, "Un pequeño asesinato" formaba parte de una corta línea de novelas gráficas auspiciadas por el editor literario Victor Gollancz. En teoría, parecía una buena idea producir novelas gráficas del tipo de lo que hace M. John Harrison y Doris Lessing. En la práctica, a menudo la obra resultante era innecesariamente compleja y bastante inútil por lo general. La joya de la corona fue A SMALL KILLING, de Alan Moore y el ilustrador Oscar Zarate, hasta ese momento conocido principalmente por sus adaptaciones visualmente sorprendentes de las novelas de Shakespeare. (Puede que también se encuentren agotadas. Hace poco me compré un juego en una tienda de saldos para cuando mi hija tenga la edad suficiente para necesitarlas).

Recordándome levemente al THE SINGING DETECTIVE de Dennis Potter, "Un pequeño asesinato" se ocupa de la vida de un ejecutivo publicitario que está siendo perseguido por un niño de ominosa presencia sobrenatural. A medida que su vida adulta se va corroyendo cada vez más, los recuerdos de su propia infancia en Inglaterra empiezan a atormentarlo. Al igual que el detective cantante se convirtió en el detective emocional de su propia vida, también lo hace el ejecutivo publicitario cuando intenta ahondar en los comienzos de su propia marca, las cosas que han definido su existencia. El pequeño asesinato que lo sigue persiguiendo.

Quizá sea más una canción que las grandes sinfonías que solemos esperar de Moore. Pero es una obra muy personal, tremendamente conmovedora, y una piedra angular en el conjunto de su bibliografía. Parece un palimpsesto de su fallido magnum opus "BIG NUMBERS", una reflexión de 500 páginas sobre la vida moderna en una ciudad de las Midlands a través de las temáticas que se llegaron a ver en las ochenta páginas que se publicaron de la obra.

Creo que también tuvo cierto efecto en FROM HELL. Hasta "BIG NUMBERS", la obra de Alan estaba marcado por una super-complejidad argumental, un millón de hilos de guión lanzados al aire enlazados unos con otros. Sin embargo, en From Hell, posterior a "Un pequeño asesinato", el autor comenzó en serio a mostrar algo diferente. Las líneas argumentales que anteriormente se perseguían unas a otras en paralelo, ahora se resolvían por separado. En From Hell Alan se convierte en el guionista que siempre se supone que ha sido, un escritor cuyos argumentos son capaces de dar apoyo a la complejidad emocional."Un pequeño asesinato" es el comienzo de Moore, el escritor maduro.
Antes, a finales de los ochenta y en colaboración con el artista Bill Sienkiewicz, Alan produjo un trabajo titulado BROUGHT TO LIGHT, que formaba parte de un número único mayor del mismo título. La obra, que se podía voltear (en realidad eran dos en una), estaba producida con el apoyo del equipo jurídico estadounidense The Christic Institute, en pleno proceso contra el gobierno de EE.UU. y la CIA por su utilización de las drogas en la guerra sucia. La otra mitad era un ensayo documental de la escritora Joyce Brabner y el artista Tom Yeates donde se detallaban las dificultades del caso. Finalmente algunos de los activistas involucrados sufrieron un atentado con bomba.

¿Cómo se podría definir la mitad correspondiente a Moore y Sienkiewicz? ¿Quizá como Docudrama? El lector termina hablando con un agente de la CIA en un bar en algún lugar desolado. El agente es un águila americana, completamente agotada y trastornada, hasta arriba de coca y con sangre en el pico. El águila nos va relatando la historia secreta de la CIA. Es un absoluto tour de force. Sienkiewicz es capaz de generar algunas imágenes enloquecidas, es como una caricatura política con el toque de Ralph Steadman. Para lograrlo utiliza cualquier cosa que pueda funcionar: fotocopias, salpicaduras, trocitos de metal, cualquier cosa que pueda funcionar. El Águila, completamente perturbado y encocado hasta las cejas, se encorva sobre la barra y vomita la historia secreta del siglo XX americano, un impecable documental de investigación saliendo del pico de un personaje de ficción.

¿Recuerdas las mejores partes de la película JFK? Donald Sutherland lo exponía todo en un largo monólogo, y luego concluía con un suspiro: "Bueno, nunca me imaginé que las cosas serían iguales después de todo esto". BROUGHT TO LIGHT es igual, sólo que más divertido, aterrador y convincente. Te exige que lo leas de una tirada, y es capaz de atraparte con su pasión y compromiso. En los paranóicos noventa habría generado un montón de dinero...

...si es que se hubiese podido encontrar impreso.


-Warren (2002-2004)